martes, 17 de septiembre de 2013

LEY 211: CASI 20 AÑOS Y NADIE SABE NADA


Una norma fueguina –sancionada hace casi dos décadas- habilita un fondo para el desarrollo de los recursos y ambientes naturales de la Provincia. Sin embargo, nadie sabe de su existencia, aplicación o destino de los dineros que recauda. Es Tierra del Fuego. Y mientras tanto nuestro ambiente pide a gritos ser protegido, conservado y, en muchos casos, hasta restaurado.






Los distintos gobiernos –nacionales, provinciales y municipales-, articulan herramientas que generan programas, sistemas y leyes de conservación pro medio ambiente. Tierra del Fuego no está exenta. Así, hace poco, dimos con una ley provincial sancionada hace casi 20 años. Es que la Constitución fueguina es tan de avanzada, tan moderna, que habilitó a que los representantes legislen en materia ecológica.

La norma busca generar un fondo para –entre otras acciones- la ejecución de programas cuyo objetivo sea el uso racional de los recursos y ambientes naturales; equipamiento técnico y administrativo destinado al sector responsable y capacitación del personal técnico y administrativo afectado al sector responsable de la administración de los recursos y ambientes naturales.

Se trata de la Ley Provincial N° 211 y fue promulgada en 1995. ¿Cómo funciona el fondo? Simple, a través de una cuenta en el Banco de Tierra del Fuego y con aportes –tan disímiles como recaudos en concepto de canon minero, permisos de cateos y pertenencias, como así también de cualquier tasa o tarifa que grave la actividad; adjudicación de licencias de: Caza deportiva o comercial, de acopiador de productos de la fauna, derechos de inspección por tenencia de productos y subproductos de la fauna; venta de licencias de pesca deportiva o comercial en todas sus modalidades, aforos por extracción de recursos del mar, concesiones de costa para su utilización económica, como así también de cualquier tasa o tarifa que grave la actividad de extracción, cría o captura de recursos acuáticos; entre otros.

Se supone que el fondo está recaudando el dinero, pero a pesar de ello no se sabe cuál es su destino. Y nos permitimos preguntarnos ¿en el caso de los incendios forestales desatados todos los inviernos en Tierra del Fuego, acaso ese dinero no hubiera sido bien habido? Si releemos las funciones del fondo, tranquilamente sería de aplicación a casos como ese.

O ¿por qué no investigar, capacitar al personal técnico de las áreas de desarrollo sustentable y ambiente de la Provincia?, también podría adquirirse equipamiento específico. Preguntas. Ideas. En el artículo cuarto de la ley, dicen: “Los programas o proyectos de investigación o extensión aprobados mediante resolución del Ministerio de Economía podrán ser financiados por el Fondo para el Desarrollo de los Recursos y Ambientes Naturales”.
 

Si quiere leer de qué se trata, acá tiene el texto de esta fantástica ley que nadie (al parecer) aplica. Léala. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario