jueves, 23 de febrero de 2012

LA PROBLEMÁTICA DEL CAUQUEN COLORADO LLEGA A USHUAIA


Daniel Mac Lean brindará una charla informativa sobre la problemática que afecta al cauquén colorado en la región patagónica y en nuestra provincia. La misma se llevará a cabo en instalaciones del Museo del Fin del Mundo en Maipú 173 el 2 de marzo a las 20 horas. Invitan el Club de Observadores de Aves de Ushuaia y la Asociación Bahía Encerrada (ABE).


Actualmente Mac Lean se encuentra a cargo de la campaña de conservación del Cauquén Cabeza Colorada, tarea que desarrolla hace más de 6 años y ha participado en mesas de trabajo junto a la cancillería y a la República de Chile. Coordina tareas en nuestra provincia y Santa Cruz.

Además es ganador de la beca "Conservar la Argentina" que es la que actualmente lleva adelante, con esta son dos becas nacionales, y tres internacionales con que ha sido premiado.

La triste historia del cauquén colorado

Para conocer en profundidad una especie que migra, es decir, que se desplaza grandes distancias con un objetivo claro y determinado, hay que moverse con ellas, a todo lo largo de su recorrido, como hacen los investigadores argentinos y chilenos que las estudian. Aquí centraremos la atención en el Cauquén colorado, que es la especie que está en peligro de extinción. Sus números rondan los 900 individuos, quizás menos.

¿Cómo se llegó a tan pocos individuos?

Hasta fines de la década de 1950, los cauquenes colorados se contaban por miles y constituían más del 50% del total de los cauquenes presentes en el norte de la isla grande de Tierra del Fuego (su zona de cría) según publicaba
Mauricio Rumboll en 1975.

A partir de ese momento los números de la especie registraron una marcada tendencia decreciente, tanto que el propio Rumboll estima su tamaño poblacional entre 300 y 400 individuos para 1979. La principal causa de esta merma fue la introducción del zorro gris patagónico en Tierra del Fuego, pero no fue la única.

Antes de esto, en 1931 todas las especies de cauquenes fueron declaradas “plaga nacional” al ser consideradas dañinas para la agricultura. A partir de ahí se los comenzó a matar usando cebos tóxicos, a balazos, y persiguiéndolos con avionetas para que al llevarlos mar adentro murieran ahogados fruto del cansancio.

Esto último es un mito y no genera mortalidad alguna ya que se trata de aves migratorias que vuelan más de 1.300 km, muchas veces sobre el mar, entre sus lugares de cría en la Patagonia y sus sitios de invernada. Pero un evento que sí redujo sus números poblacionales fue la destrucción de nidadas, incentivada por el Servicio de Sanidad Vegetal de la Secretaria de Agricultura y Ganadería de Argentina, en los años 1972 y 1973. Como resultado de esas campañas se perdieron más de 150 mil huevos de cauquenes y otros patos silvestres.

Con información de COA Ushuaia, Marcelo De Cruz y cienciaynaturaleza.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada