viernes, 2 de diciembre de 2011

BAHÍA ENCERRADA: LA GRAN ESPERANZA DE LAS AVES FUEGUINAS


Con una escasa (diría nula) participación de público, durante la tarde de ayer se brindó una conferencia en el marco de las 1ª Jornadas de Desarrollo Costero Integrado. La charla, titulada “Historia de ausencias en el Canal Beagle y de Esperanzas para la Bahía Encerrada”, demandó un espacio de dos horas donde se expuso la realidad de la reserva urbana recientemente creada en Ushuaia y se ejemplifico con el caso de la recuperación de la isla Tiritiri Matangi (Auckland, New Zealand).


Desde el CADIC, el Dr. Adrián Schiavini explicó los efectos destructivos que provocan las especies exóticas introducidas en Ushuaia y que afectan, de forma directa, la recuperación de la Reserva Natural Urbana bahía Encerrada.

“Pensaba en ésta charla hace mucho tiempo” dijo Schiavini, “viendo a la Bahía Encerrada como una gran oportunidad para hacer cosas, que hoy no podemos hacer en otros espacios de nuestra isla. Bahía Encerrada creo que puede ser un modelo de trabajo comunitario, que  permita reforzar el concepto de que se pueden hacer cosas” y refirió a las campañas Ushuaia Recicla, EcoCosta, vidrio y “muchas cosas que demuestran que se puede”.

El científico también destacó las labores que lleva adelante la Asociación Bahía Encerrada (ABE), Club de Observadores de Aves (COA), “quizás esas voluntades pueden ser muy beneficiosos para la bahía”.

Para demostrar los efectos de las especies exóticas, refirió a un trabajo de la bióloga Andrea Raya Rey, realizado en 1997, respecto del número de ejemplares de Cauquén y Pato Vapor individualizados en la costa norte del Beagle.

La actividad humana y los predadores, hacen que las especies disminuyan su presencia en las costas, conclusión que se vio reforzada entre 2005 y 2007 con un trabajo de Alejandro Valenzuela quien no encontró ningún ejemplar.

De acuerdo a los dichos del científico, hoy sólo anidan en las Islas Bridges, demostrando que la actividad de las aves sobre la bahía y costa del Canal, cada vez son menos numerosas.

“La Bahía Encerrada se presenta como una esperanza para hacer cosas que nos pueden cambiar la situación actual” dijo.

Schiavini detalló la interacción entre las especies autóctonas y exóticas al momento del contacto. “Esto es particularmente grave sobre todo en las islas ya que tienen sus faunas empobrecidas” y refirió su alejamiento de masas continentales. “Ha habido menos intercambio y menos flujo” y ejemplificó con el caso de la isla australiana.

Por su parte, el licenciado Marcelo De Cruz –de la Asociación de Profesionales en Turismo de Tierra del Fuego- disertó sobre “Evolución de la diversidad de la Reserva Natural Bahía Encerrada”. “Voy a tratar de demostrar que con un manejo escaso, de no alterar más lo que se alteraba constantemente, fue variando la diversidad” dijo.

Acto seguido, mediante una proyección de powerpoint, mostró las distintas especies de aves que han comenzado a anidar en la zona, hecho que demuestra que la poca actividad humana en la reserva ha devuelto resultados prometedores.

“Cuando se crea la Reserva, el grupo de gente que se junto, hacen un listado” de las aves que se identificaron en el sector. Luego, ese listado de presencias fue evolucionando “y el potencial con un buen manejo” del área. Ello, sostuvo, redundará “en los resultados y mayor diversidad habrá” sentenció.

Escuche parte de la conferencia de ayer en el aula del edificio municipal de Ushuaia.





¿MIRAMOS PARA OTRO LADO?

Sendos correos llegaron a la cuenta de MomentosTDF invitándonos, insistiendo y recordándonos la charla que se daría en el edificio municipal y la importancia de los temas a tratar. Grande fue la sorpresa al ingresa al aula y ver sólo a los dos disertantes, un organizador (Guillermo Worman) y tres personas como parte del público.

Al inicio de la charla, Worman intentó dar una razón válida para la poca concurrencia a una charla, interesante y por demás necesaria máxime cuando Ushuaia intenta volver a mirar la costa, como el lugar que le dio entidad a la ciudad. No resultaron muy convincentes, pese al empeño.

Sin embargo, y a pesar de la excusa de ‘fin de año’, no comprendemos porqué los principales actores e interesados brillaron por su ausencia. Porqué quienes tienen directa relación con lo medioambiental decidieron no participar. Jueves. Seis de la tarde. Aunque las llamadas alertando a los ausentes salian urgentes, fuimos solo cinco quienes participamos en calidad de público.

Similar casi se dio el sábado 26 de noviembre próximo pasado, cuando Marcela Valente brindó un taller de periodismo ambiental del que sólo participamos 4 o 5 profesionales y otros actores interesados. Llegamos a 8. Desde Fundación Patagonia Natural lamentaron el poco interés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario