domingo, 27 de marzo de 2011

Nuevo museo en Río Grande

Sin dudarlo, un domingo corriente en la ciudad, cambiaría absolutamente su condición si visitáramos el museo que se alza en una de las casonas más emblemáticas de la Río Grande ganadera de principios del siglo 20, en la margen sur del río.


Se trata del antiguo Frigorífico CAP, que hace años fue declarado Monumento Histórico Nacional, y que recientemente logró un brillo inusitado, luego de años de total abandono por parte de sus propietarios.




Así,  en noviembre pasado –bajo una campaña que incluyó la presentación de un sitio web, una radio de fm y una búsqueda político partidaria- se inauguraron las obras de iluminación de la cisterna del CAP, las réplicas de los botes que se usaban para cruzar el río Grande y el Museo del CAP.

Nos dimos la oportunidad de conocer el lugar, que además incluye un recorrido por el exterior de la casona principal donde se pueden apreciar carretones, vehículos antiguos y enormes gigantografías que recrean momentos claves en la vida del lugar. Finaliza el recorrido a los pies de la cisterna, símbolo indiscutido del lugar, y por qué no, de la ciudad de Río Grande.

Al ingresar al museo, nos recibe una joven quien –sin ser museóloga ni una gran conocedora de la historia del lugar- nos guía por tres salones donde se exponen elementos que constituían la vida diaria del CAP. Desde máquinas de escribir, libros de época, antiguas pilas y muebles, una heladera a kerosene y más objetos de la vida ganadera, el primer salón es acompañado por muebles de estilo los que se encuentran en un muy buen estado de conservación.

Al ingresar al próximo salón, nos damos con distintas fotografías del trabajo en el lugar; una confitería o casa de té y con distintos objetos de marketing publicitario del Museo. De ahí, pasamos a una última sala, más fría que las demás, donde se aprecian libros que fueron encontrados en esa casona que pertenecía al administrador de la empresa.

Nuestra guía, pese a algunas inseguridades, nos adentra en un Río Grande que  parecía en el olvido, tapado por el polvo de años y que fue descubierto con buenas intenciones (amen de la campaña proselitista por la intendencia de la ciudad, que impulsa el dueño del lugar) y que poco a poco se instala como una alternativa, una opción para los riograndenses.

Luego, ya fuera del predio, llegamos a la réplica de los boteros que se ubica en lo que fuera la plaza y que en otras oportunidades, Momentos en el Fin del Mundo retrató. La clásica inscripción CAP ha sido renovada y el cartel de bienvenida también.

Continuamos caminando por el predio y antes de llegar al final, vemos las paredes exteriores del ex frigorífico cubiertas con gigantografías que retratan la vida de otros tiempos; que dan cuenta sobre el protagonismo de CAP en la conformación de la ciudad.


Para finalizar, llegamos a la cisterna y allí la clásica foto con los eventuales visitantes.

Al finalizar la visita, la guía nos obsequia ejemplares de “La Historia de Río Grande 1916-2010” editado por la fundación Hain, CAP y ciudadderiogrande.com.ar, donde se reseña el nacimiento del Frigorifico CAP en Río Grande y los testimonios de Carlos Buscemi, Sixto Alderete Ver “el ultimo botero”, Segundo Barrientos, Ariela Saldivia “la última botera” del frigorífico, Elikana Villaroel empleada de la estafeta postal, Marita Ojeda, el trabajo de la fundación y por último, un mensaje del dueño del lugar y candidato a intendente de la ciudad, César Vargas.

La campaña política se ve mezclada con la tarea de recuperar la memoria del lugar y no se define bien el límite entre una y otra; hecho que se refleja también en la red social Facebook donde el sitio del Museo Histórico mezcla parte de la programación de la radio y la campaña, alejando su sentido de promocionar el Museo o el sitio histórico, algo que confunde fácilmente.

Sin embargo, la idea del Museo, es altruista. La recuperación y puesta en valor de los objetos, la restauración del interior de la casona y la ambientación dan cuenta del objetivo inicial. Visitarlo cualquier día de la semana es una excelente idea, conocer más sobre el ex Frigorífico CAP es fundamental para cualquier fueguino.

No deje de visitar este link, dónde encontrará más información sobre el lugar. 
 

Más información:

2 comentarios:

  1. El que tiene plata hace lo que quiere. Se lo puede criticar a los Vargas pero uno llama la atención sobre otros que teniendo dinero no dejan nada.
    Eso no significa que sea una forma eficaz para crecer políticamente. Pero puede ser una forma de alcanzar la felicidad. Tanto para ellos, como para otros que acompañan sus iniciativas. Ya veremos cuando nos podemos dar una vuelta por ahí.

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente molesta la mezcla de campaña politica con la historia de la Ciudad. Pero bueno, si la cosa es tan altruista deberiamos ver como integrar lo que puede ser un complejo museografico al patrimonio de la Ciudad.La nota excelente. La noticia muy buena y esperada.
    Saludos
    Alberto Camerano

    ResponderEliminar