martes, 25 de enero de 2011

Kevin Bauer: Un ciclista por América en busca de sus límites

Foto:  urupica.de
Kevin Bauer es un matemático boliviano-alemán de 34 años, que recorre América desde el año 2008. Partió desde México y recientemente arribó a Ushuaia; se hospeda en el camping de La Pista del Andino y retomará el periplo desde Uruguay a su Bolivia natal. “En realidad tengo sangre alemana pero nací y me crecí en Bolivia” relata al inicio de nuestro encuentro. Son cuatro generaciones –por parte paterna- afincados en La Paz. Nos reímos al comprender que es difícil encontrar “un boliviano de sangre alemana y estatura boliviana”
Hace 20 años practica el ciclismo, vivió 12 años en Alemania donde dio clases de matemáticas, viajó por Europa (viajes cortos) y reconoce que está detrás de los límites que le impongan su cuerpo y mente.



Momentos en el fin del Mundo: ¿Cómo es la travesía que estás llevando a cabo?

Kevin Bauer: Es un viaje en bicicleta que empecé en México, hace dos años y todo el viaje lo he hecho en bicicleta.

MTDF: ¿Cuándo se inició?

KB: Mediados de diciembre de 2008, ya hace poco dos años. Cuando pasé por Bolivia me quedé medio año, el viaje neto es año y medio.

MTDF: ¿Termina acá tu recorrido?

KB: No sigue, el mío sigue. Mañana tomo un avión a Buenos Aires. La parte del Atlántico no me interesa mucho, kilómetros planos, viento. Y de ahí cruzo a Uruguay, sur de Brasil, Paraguay y de ahí a Bolivia entre los meses de octubre o noviembre.

MTDF: ¿Qué es lo que te ha gustado y lo que no de Tierra del Fuego?

KB: Tengo que decir que de la parte norte es bastante monótona. Los atardeceres son muy bonitos, eso sí. La pampa y cuando el Sol baja, tiene colores muy bonitos pero a mí no me llama mucho la atención, así plana. Pero esta parte (Ushuaia) sí me gustó bastante. Siempre me gusta más la montaña que la pampa.

MTDF: Muy ventosa.

KB: Increíblemente ventosa. La peor parte fue entre Puerto Natales y Punta Arenas, en Chile. Ahí, junto a otros ciclistas que encontré en la ruta, nos tocó vientos de 140 (km) por hora, lateral. Íbamos inclinados en las bicicletas, casi cayéndonos.

MTDF: Kevin, ¿Cómo es un día en bicicleta?

KV: bueno, cada día es diferente. Tiene su cierta rutina, nos levantamos cocinamos el desayuno y hasta empacar todas las cosas y partir, realmente pasan muchas horas. Pedaleamos un par de horas a la mañana, almorzamos y otra vez un par de horas por la tarde y empezamos a buscar lugar dónde acampar.

MTDF: ¿Tiene que ver con el nivel de cansancio que traen (los ciclistas) o con las horas de luz natural?

KB: Las dos cosas, bueno aquí en esta época del año no hay problema con la luz, a veces partimos recién a la una de la tarde porque sabemos que hay mucha luz hasta la noche.

MTDF: La preparación física tiene que ver mucho con este viaje ¿no?

KB: Física, si pero mental también. El cansancio es algo relativo. A veces uno cree que está cansado pero solo lo cree. El cuerpo todavía puede rendir, a veces uno tiene que estar dispuesto a sufrir.

Respecto de los accidentes o molestias corporales, Kevin nos cuenta que sólo lleva con él lo necesario. “Algunas pastillas para el dolor, para diarrea; si tengo alguna lastimadura algo para curarla” y agrega que en Patagonia para pernoctar lo más importante es buscar un lugar “donde no te pegue el viento, porque si ese día hay vientos fuertes, te destroza la carpa”  y relata la experiencia de una migo suyo a quién el viento “le llevó la carpa cien metros”.

MTDF: ¿Cómo ha sido el cruce con distintas culturas y costumbres?

KB: Increíble. Ese era el fin, conocer un poco más fondo las culturas, porque me encanta América Latina. Muy rico en culturas, en paisajes; muy diverso y viajando en bicicleta un va lo suficientemente lento, como para realmente disfrutarlo bien el paisaje, verlo bien, vivirlo.

Foto:  urupica.de
Uno se topa con muchísima gente, porque a veces uno tiene que pedir agua o pega la noche y no encontré un lugar para acampar, entonces uno va a una casa y pregunta si puede acampar al lado.

Siempre se tiene contacto con la gente y se vive el país. Uno lo conoce más a fondo. No sólo lo turístico, sino lo no turístico, que es lo que más me interesa.

MTDF: ¿Cómo ha sido el contacto con la gente de Tierra del Fuego?

KB: Estoy hace muy poco, además yo quería dar más vueltas por Tierra del Fuego, conocerlo más, salir de la (ruta) principal, al final no me atreví por el viento.

MTDF: Tu gente en La Paz, ¿Qué dicen de esta aventura de llegar al fin del continente americano?

KB: Les encanta lo que estoy haciendo, les parece increíble que lo haya logrado. No estaban muy seguros que lo iba a lograr, ya son casi 20 mil kilómetros.

MTDF: Y ¿por qué lo hacés? ¿Hay alguna búsqueda personal, hay alguna meta que quieras imponerte o simplemente el gusto de conocer el mundo?

KB: es un poco llegar a los limites tanto físicos como mentales, a veces uno está mucho tiempo totalmente solo y a veces quizás, pasa situaciones de peligro, soledad. No siempre es bonito el viaje.

MTDF: Y en los momentos de soledad, ¿cómo haces con tu Kevin interior?

KB: Bueno, justamente fue bonito darme cuenta que disfruto la soledad. Hay gente que no puede estar sola mucho tiempo, pero a mí sí me gusta.

MTDF: ¿No has tenido ningún tipo de conflicto por estar solo?

KB: Sí algunas veces, pero no ha sido problema para mí. Uno a veces esta horas y horas pedaleando y tiene todo el tiempo del mundo para pensar de toda, es bonito. Porque generalmente la gente no se da, y yo si me tomo el tiempo para estar.

MTDF: Hace poco leí “Hacia rutas salvajes” (Jon Krakauer, Into the wild, 2009) y está relacionado con experiencias extremas como la tuya. ¿Qué libros lees?

KB: Ese libro lo leí antes. Ese tipo de libros me encantan. Ahora estoy leyendo “Cien años de soledad” (Gabriel García Márquez, 1967) que no es de viajes, es un clásico y lo estoy leyendo ahora. Justamente ese libro que mencionas (HRS) era uno de esos momentos en que yo decía ‘yo también quiero hacer una cosa así’ No con el final, pero buscar un poco la aventura y conocer los límites de uno.



Kevin lleva, en Internet, un registro de su viaje por las rutas de Sudamérica. Está escrito en alemán pero gracias al traductor y las fotografías, se puede conocer a fondo una búsqueda íntima y repleta de paisajes.

Al finalizar nuestro encuentro, Fernando Vargas, el cordobés, (concesionario del predio perteneciente al Club Andino Ushuaia) le enseña a nuestro amigo ciclista, el libro de los viajeros y lo invita a que deje el registro de su paso por Ushuaia.

Mañana, cuando la noche empiece a oscurecerlo todo, habrá abordado un avión rumbo al norte, y de ahí comenzará otra búsqueda, la de su Bolivia natal. Éxitos.





Gracias:
Adriana Cabrera (periodista de Radio Nacional Río Grande) por hacernos el contacto con Kevin y a Fernando Vargas por facilitarnos nuestro trabajo.


Más información:

Adriana Cabrera entrevista a Kevin: http://bit.ly/gqY6O4
Hacia rutas Salvajes (JK - Online): Hacia-rutas-salvajes-KrakauEr-Jon

Fotos y textos: R. Andrés Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada