martes, 25 de enero de 2011

Expedición Bicentenario 2010: El fin del principio

Cristian Milosevic, jefe de la Expedición Bicentenario Argentina 2010 cumplió –junto a otros tantos andinistas riograndenses- con la empresa encarada hace poco menos de un año, de llevar a la cima del Cerro Alvear (Ushuaia) los sueños de niños fueguinos de escuelas rurales. El logro se cristalizó el 23 de enero pasado y en contacto con Momentos en el Fin del Mundo, el reconocido andinista dio detalles de la expedición fueguina.

“Nos juntamos en el complejo de Tierra Mayor” dijo Milosevic y agregó que de la ascensión participaron Adrian "Alu" Uzubiaga, Fabián Leiva, Fabián Rodríguez, Lucas Gil, Martín Balatti, Sabrina Ciriaco y el jefe de la versión fueguina de la Expedición, montañistas del Club Andino de Río Grande. “Arrancamos a las 11 de la mañana” llegando a la cumbre aproximadamente a las 15.


Los expedicionarios forman parte del Andino Río Grande, poseen una vasta experiencia en este tipo de travesías, “transito glaciar, escalada en roca y hielo” dijo. Agregó que se encontraban “bien equipados” para alcanzar la cima contando con elementos de seguridad como grampones, piquetes de travesía, arneses, cuerdas, cascos, tornillos de hielo. “Todo lo necesario como par que la expedición tenga éxito”
Adrian "Alu" Uzubiaga, Fabián Leiva, Fabián Rodríguez, Lucas Gil, Martín Balatti, Sabrina Ciriaco y el jefe de la versión fueguina de la Expedición, montañistas del Club Andino de Río Grande.

“La Expedición Bicentenario 2010 nació hace un año y medio, de la mano de dos amigos montañistas de Buenos Aires. La idea de ellos es homenajear a todos aquellos que hicieron posible que hoy, Argentina sea lo que es” dijo en junio pasado cuando fue entrevistado por este medio.

“La expedición argentina en todo el país propone dejar en un punto determinado de cada provincia, sueños de los niños” relató y que se trabajó con alumnos de escuelas rurales de Tierra del Fuego, a quienes les explican el proyecto y los invitan a participar de él.

“Son muy particulares y tienen otra visión de la vida” dijo el andinista fueguino, “son chicos más sencillos. Realmente es hermosísimo verles las caras” y destacó la visita a las escuelas de Estancia Sara, San Sebastián y Estancia Cullen.

Consultado vía telefónica, el riograndense sostuvo que en el caso de Tierra del Fuego, la Expedición Bicentenario Argentina 2010 y sus organizadores creyeron conveniente que la cima a alcanzar para depositar los sueños, sea el Cerro Alvear.
“Se decidió dejarlos en la cima del Alvear porque es una de las más altas que tenemos y es una cima muy hermosa” relató.

Cristian relató que esta ascensión se trató del “fin del principio, dejar los sueños de los chicos de nuestra Provincia fue el principio del fin. Ahora esperar que dentro de cien años estos sueños se hayan cumplido”  y se esperanzó en que de lo contrario “la generación del futuro tome conciencia” para que se puedan cristalizar.

Momentos en el Fin del Mundo: Cristian, ¿tuviste oportunidad de ver o leer los sueños que expresaron los chicos de las escuelas rurales?

Cristian Milosevic: Si, habían sueños muy lindos, de mucha conciencia ecológica y otros muy graciosos.

Nos contó además que otros sueños expresados versaban sobre el robo de ganado (recordemos que se visitaron a alumnos de escuelas rurales) sobre la unión de los pueblo, el hambre mundial, “básicamente sobre los niños, la naturaleza y el calentamiento global” dijo.

También se mostró sorprendido por la conciencia ecológica de los chicos, “teniendo en cuenta que se trata de niños de 5 a 12 años”.

Respecto de la expedición fueguina, Milosevic relató que los acompaño un clima favorable, “por momentos nuestros relojes marcaban 20 grados de temperatura” y agregó que debido a ello se encontraron con poca nieve luego del límite de vegetación, “lo cual dificultó el transito en algunos tramos” dijo.

“Por suerte sorteamos todo muy bien, no tuvimos mayores inconvenientes” y reiteró la falta de nieve “principalmente en la cima” y agregó que los arroyos y cursos de aguas “estaban muy cargados por el derretimiento”.

“Las piedras lajas, típicas en todas las montañas fueguinas, jugaron su papel al complicarnos algunos pasos, algunos accesos, al igual que el hielo sobre las piedras” las que encontraron durante la escalada.

Felizmente Milosevic informó que durante la caminata no hubieron mayores inconvenientes, más allá de los lógicos “como un par de calambres, pero siempre se dio apoyo”, agregó que el espíritu que primó la guiada fue “salir juntos y llegar juntos” y satisfecho sostuvo que lo lograron.

Todas las fotografías gentileza de Cristian Milosevic.

Más información:

1 comentario:

  1. QUE ORGULLO QUE AUN EXISTAN HOMBRES Y MUJERES QUE DESEAN Y LLEVAN ACABO ACCIONES POR EL FUTURO DE LA HUMANIDAD...GRACIAS!!!

    ResponderEliminar