viernes, 21 de enero de 2011

El perfil editorialista de un guía de turismo

Fue en el otoño de 2005 cuando Federico Gargiulo y dos compañeros emprendieron el recorrido de la costa norte del Beagle y del Atlántico –en Tierra del Fuego, República Argentina- en el corazón mismo de la mítica Península Mitre. De allí, un proyecto editorial, nuevos destinos literarios y descubrir una nueva pasión. Dar vida a viajeros lejanos y cercanos entre párrafos y vivencias.


A raíz del diario de viaje que llevó en su recorrida por Península Mitre, nació la editorial Süd Pol, que hoy se dedica a la edición de obras referidas a viajes, pioneros y Patagonia. La primera obra editada “Huellas de Fuego”, el éxito editorial que lo tiene como escritor y protagonista.

“En estas páginas, el autor se explaya, de una manera ágil y cautivante, en los pormenores de una expedición a pie, llevada a cabo durante el otoño de 2005, a un lugar totalmente inaccesible, sin caminos ni poblaciones, a un terreno hostil donde se respira soledad. A lo largo de esta travesía de más de 500 kilómetros, los jóvenes exploradores debieron enfrentarse con obstáculos (ríos helados, bosques, montañas) que pusieron a prueba su coraje, su tenacidad, su resistencia física y, sobre todo, su fortaleza mental”.

La obra, atrapante y repleta de detalles y sensaciones es un éxito editorial que hoy va por la cuarta edición (se espera la quinta) y que ha sido traducida al inglés, francés y alemán. Gracias a esta primer publicación, Federico encaró la reedición de “Sobre la Tierra del Fuego: En velero y aeroplano a través del país de mis sueños” de Gunther Plüschow.



La misión de Süd Pol, es sacar a la luz aquellos escritos hechos por navegantes de tiempos pretéritos, por historiadores, por viajeros de nuestros días y por todo aquel que se haya aventurado en el fantástico universo que late en el extremo meridional de América del Sur. Por esta razón, los anaqueles de Südpol albergan relatos de los audaces pioneros de la aviación que han surcado los cielos australes así como también de los exploradores contemporáneos que han encontrado algún nuevo desafío en esa tierra mítica llamada Patagonia.

Recientes publicaciones  

Entre los proyectos de la editorial figura “South” de Ernest Shackleton, versión en inglés. El libro fue publicado en septiembre último. “Es un libro que se pide, más allá de eso también lo estoy haciendo en castellano y espero tenerlo para fin de febrero” relata Federico en una charla –café de por medio- en una confitería en el centro de Ushuaia.

“Sur es la historia del viaje más importante de Sir Ernest Shackleton, narrada por él mismo: la Expedición Imperial Transantártica. Sintiendo que el orgullo de su patria, Gran Bretaña, estaba perdido al no haber sido el primer país en alcanzar el Polo Sur geográfico —el noruego Roald Amundsen lo había conquistado en 1911—, Shackleton planificó un nuevo viaje con grandes ambiciones. No sólo se proponía llegar al Polo Sur, sino que soñaba con atravesar a pie el vasto continente blanco, desde el mar de Weddell hasta el mar de Ross, una distancia total de 2900 kilómetros”.

“También hice uno que se llama ‘Los viajes del Penélope’ pero es en inglés. Es la historia de un barco, de Gunther Plüschow; lo vendió y estuvo 70 años en Malvinas e incluso el Ejército argentino lo usó para navegar”. La obra está escrita por Roberto Herrscher, ex combatiente y periodista. Máster de periodismo de la Universidad de Barcelona (España). El libro es muy bueno” resalta.

Süd Pol ha publicado en alemán “Patagonien Express”, “que es la versión en alemán de Patagonia Express de un chileno llamado Luis Sepúlveda”. Una historia de vida atrapante, en el que se mezclan la dictadura chilena, América del Sur, aventuras, la bella Patagonia y la lejana España.

Por su parte, recientemente se editó “Patagonia, mitos y certezas” del director de la colección Privada del Museo del Fin del Mundo, Alejandro Winograd, de 2008. La editorial que dirije Gargiulo trabaja en la traducción al francés, “bastante metido con eso” resume.

Y posiblemente “en abril hago uno de una investigadora de Comodoro Rivadavia (Chubut)” referido a la literatura patagónica. La autora “analiza los textos patagónicos en dos grupos y hace un análisis interesante”.

MomentosTDF: ¿Te atraen los textos de la región sur en otros idiomas?

Federico Gargiulo: En realidad, cuando empecé con el tema de la editorial mi idea era hacer más que nada libros de viaje sobre esta región, sobre la Patagonia, Tierra del Fuego, Antártida y estoy empezando a hacer muchas traducciones porque veo que hay una carencia de libros en otros idiomas para visitantes extranjeros. Prácticamente no hay en francés, alemán. Ya hice tres, que no es poco, es una opción para elegir.

Y por otro lado, al tratarse de una editorial argentina, no quiero dejar de sacar novedades en español. Estoy trabajando en traducciones, por ejemplo el segundo libro de (Gunther) Plüschow que no está en español. Es decir, tengo proyectos para seguir sacando novedades en nuestro idioma pero bueno, se dio justo este año, en que me puse a editar en otros idiomas.

MTDF: ¿Cómo llegas a tu perfil editorialista, cómo lo descubrís?

FG: Tuve que descubrirlo. No es que yo siempre supe de este oficio, ni mi viejo era editor, ni mi abuelo. Descubrí cosas muy interesantes, estar en contacto con autores. En principio hice cosas de dominio público, los autores estaban muertos hace décadas. Con todo eso empecé a firmar contratos con editoriales, con agentes literarios. Se van abriendo puertas y aprendo un montón.

El tema de la distribución es compleja, lleva mucho tiempo de trabajo. Hay que ocuparse de que haya libros en todos lados y lo hago yo solo. No tengo empleados y tengo libros en Buenos Aires, Esquel, San Martín de los Andes, Río Gallegos, Calafate; algunos libros los tengo en Madrid (España) en una libraría llamada “Desnivel” que se especializa en viajes.

MTDF: ¿Cómo colocas un libro en alemán o francés en una librería argentina?

FG: Eso tiene más éxito, más que nada, acá; en Calafate; en Bariloche. En centros turísticos importantes, al igual que Buenos Aires. Son puntos estratégicos a los que asisten turistas franceses, alemanes; y, que si bien pueden encontrar textos de Patagonia en sus países, la idea es que los lleven de acá y puedan leerlos en sus idiomas.

MTDF: Hablando de la editorial ¿hay algún personaje patagónico que quieras editar?

FG: Hay varios personajes que me gustan y que han venido por acá. De hecho siempre me despertó un interés importante el tema de la literatura de viajes por Patagonia.

Francisco Moreno, (Gunther) Plüschow me parecen personajes muy interesantes, no sólo por su actuación acá sino por toda la vida anterior. Lucas Bridges, (Ernest) Shackleton es un personaje que siempre me llamó la atención, por el tema de su expedición en barco, cómo pudieron sobrevivir todos.

Hay material de sobra para editar y no sólo recurriendo a lo viejo, hay autores actuales, hacer cosas contemporáneas. Roberto Herrscher y Luis Sepúlveda son actuales.

MTDF: Sobre Huellas de Fuego, ¿se sigue vendiendo en el país?

FG: Con mi propio libro estoy muy contento. Se sigue vendiendo, de hecho voy a tener que imprimir la quinta tirada en español. En otros idiomas se han vendido mil en alemán, en francés.

Nunca dejó de venderse y va tomando más promoción con tiempo porque aparece en una revista, en el suplemente de viajes de Clarín, se va haciendo más conocido y gracias a la página web, me llegan consultas sobre él.

MTDF: Como trabajador del rubro, ¿esperabas esta repercusión?

FG: Nunca tuve expectativas cuando escribí el libro, de que se iba a vender tan bien. Cuando lo hice, a los tres meses tuve que reimprimir otra nueva edición, y al año siguiente otra vez.

Realmente fue mucho más de lo que yo esperaba, y la actividad de guía de turismo, obviamente me ayuda.
Muchos pasajeros con los que trabajo saben que yo escribí el libro. Quieren tenerlo porque yo soy el guía-autor, es algo particular.

MTDF: Más allá de los proyectos de otros autores, ¿tenés alguno propio sobre viajes?

FG: No. Hace poco estuve en Antártida de nuevo, en noviembre gané un concurso literario sobre Velas Sudamérica. Las categorías eran literatura, pictórico y fotográfico y los tres primeros premios era un viaje Antártida en el buque Ushuaia.
Me presenté en el literario y gané. (“Una escuadra, una bandera y una revolución” se titula el texo que presentó Gargiulo)

Anteriormente Federico había viajado en el Europa a Antártida “pero trabajando, como marinero” recordó.

A raíz de ese viaje que duró diez días, el autor analiza si con ese diario de viaje trabaja en algún texto. “Mecharlo con otros viajes y ver si sale algo bueno”

FG: No dejo de escribir, siempre tengo ganas de seguir publicando. Ya pasó un tiempo largo desde “Huellas…” Estoy generando material, lo de Antártida es muy bueno, cuando uno va es como más receptivo al momento de escribir.

MTDF: ¿Te habías imaginado la faceta literaria en tu vida?

FG: No. La verdad es que siempre me gustó escribir y sobre todo, empecé a desarrollarlo bastante cuando llegué a Ushuaia, en el 2001. Ahí empecé a escribir con más regularidad, con más empeño.

MTDF: ¿Qué estás leyendo?

FG: Estoy leyendo “El viejo expreso de la Patagonia” de Paul Theurox. Voy mechando también. Me gusta mucho la literatura de viajes en la región, porque es un lugar que me encanta, a veces por tenerlo como trabajo, quiero descansar y leer algo totalmente diferente. “El llamado de la selva” de Jack London es muy bueno, obras completas de Borges, para no ser monotemático.


1 comentario:

  1. Huellas de Fuego, es muy atrapante... Voy en el dia 28,no puedo dejar de leerlo... Felicito a Federio Gargiulo, viajo con el y sus amigos por la península.

    ResponderEliminar