miércoles, 21 de octubre de 2009

Nuevo museo en el Paseo de las Rosas


Recientemente la Ciudad inauguró un nuevo espacio para conservar la memoria; fue en los festejos por el 125º de la instauración de la Subprefectura en estas latitudes, fecha en la que se celebra del mismo modo el aniversario de la capital fueguina. Y el lugar elegido es la antigua residencia de la familia Pena.




En el acto protocolar el intendente municipal, Federico Sciurano (UCR) destacó la participación de los trabajadores de la oficina de Patrimonio Histórico y también de los antiguos habitantes de la ciudad, quiénes aportaron trabajo en la restauración del edificio y objetos a ser exhibidos.

El jefe de la ciudad descartó que se trate de “esfuerzos aislados” refiriéndose a la concreción de la obra. “La comunidad empieza a emitir un mensaje que quiere otra cosa”


Detalle minúsculo pero interesante de tener en cuenta, es que en los libros consultados sobre la ortografía del apellido del dueño aparece como “Pena” mientras que en el díptico entregado en el nuevo museo figura como “Penna”, correspondiendo la primera como correcta.


Hojeando la historia



Para conocer más sobre esta casa, que alguna vez en su original emplazamiento dio vida a Lennon Pub, nos servimos del libro “USHUAIA – Algunos aspectos del Patrimonio Arquitectónico Urbano” (1997 – Ed. Dunken) y del texto “Se concretó la demolición de la Casa Pena” (Colegio de Arquitectos de Ushuaia) del reconocido arquitecto Leonardo L. Lupiano.


En el libro, se recuerda a su original propietario. “Ángel Agustín Luis Pena de quien se carece de mayores antecedentes, adquiere el 27 de abril de 1928 la parcela de una fracción mayor, individualizada como solar 4 de la manzana 11 a doña Elvira Jongeward de Pachmann” aunque el primer apellido de la señora aparece cambiado en su ortografía en ambos textos del mismo autor, por “Jorgeward”


Quien se ocupa de la construcción es don Lisardo García “constructor de las más bellas casas de madera por esos años, la edificación de una vivienda para destinarla a uso familiar” Efectivamente García (también se ocupó de levantar las casas Olmos y Leviñanco) era el responsable del diseño de la vivienda que funciono como residencia y además, también, como Juzgado de Paz hasta mediados del siglo pasado.


La historia nos dice que el hijo, Sr. Carlos Luis Pena, vivía en Buenos Aires y resueltos los trámites sucesorios luego de la desaparición de sus padres, la vivienda fue vendida a Esteban Filipovich, un yugoslavo jubilado y funciona como Aduana y luego, por los 70, “la vivienda fue adquirida por la empresa Transporte El Pampeano funcionando allí oficina y residencia del gerente. Dicha empresa presenta quiebra y de su venta judicial en 1999” es finalmente adquirida por Sian Zon Li.


Nuevo siglo, casa vieja




En el 2000 la casona de la Avenida Maipú “ante el criterio de demolerlo” fue centro de la discusión entre el Concejo Deliberante y el Colegio, haciendo uso de la “Banca del Pueblo en sesión del 12 de julio”


Entonces, “se presenta un documento justificando la necesidad de respetar su declaratoria y establecer medidas de conservación, por lo que el Concejo resuelve no aprobar proyectos que no contemplen la integridad del histórico edificio” dice el texto del Colegio de Arquitectos.

“En consecuencia, el mismo es alquilado funcionando allí el denominado "Lennon Pub" hasta mediados de 2006 en que cierra sus puertas tomándose conocimiento de que nuevamente se intentaría arrasarlo para realizar allí una nueva construcción sin tener en cuenta dicho monumento”

A finales de agosto de ese año, 2006, se presenta un recurso de amparo para evitar su demolición, “dictándose a los pocos días la paralización provisoria de la obra”

Cuenta la crónica que luego de muchas idas y venidas entre los profesionales y los “representantes” de los ushuaienses (concejales) “sancionan la Ordenanza Nº 3146 por la que ‘acepta la donación a favor de la Municipalidad por su propietario, quien se hará cargo de su reconstrucción en inmediaciones del Club Caza y Pesca’. La Justicia avaló la polémica donación y así las cosas el 14 de abril de este año, finalmente, la casa fue retirada de su terreno” recuerda el arquitecto, quién también es representante de la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares históricos de nuestro país.


Lo que aconteció luego, fue realmente triste para quienes conocimos esa casona funcionando.

Durante mucho tiempo, estuvo ‘tirada’ detrás del predio del Club Caza y Pesca. Allí, mientras la Doble Maipú cambiaba la fisonomía de la costa del Beagle, la Casa Pena se destruía mucho más, que estando en su original predio.


¿Cómo era su construcción?




De acuerdo a los dichos del libro de Lupiano: “Esta hermosa edificación, de planta rectangular cuya superficie original es de 84.44 m2 cubiertos, funcionalmente se compone de una circulación central a la que se vinculan el estar-comedor y la cocina sobre el ala derecha, y las habitaciones destinadas a dormitorio sobre el ala izquierda.

El amplio hall de ingreso, exterior, conforma un volúmen saliente en fachada que contribuye a dotar de un interesante relieve al conjunto, que resulta más apreciablemente estético a través de la resolución formal de la cubierta, con sus cuatro aguas quebrada por la que sirve de techo a la buhardilla del frente.


La cota de fundación elevada respecto del nivel de calle- le otorga imponencia a la vez que mejora las visuales hacia la costa marítima


El sistema constructivo es el tradicional en la reglón, la fundación por medio de zoquetes y estructura de madera, al igual que los muros y techos. Los paramentos exteriores están revestidos con chapa lisa, los de la cubierta con chapa de cinc ondulada, los tabiques interiores se realizaron en madera machimbrada y cuenta con los dormitorios empapelados.

La carpintería, con ventanales a guillotina de vidrio repartido al igual que las puertas se ejecutó con madera de la zona. Los pisos y cielorrasos son de madera machimbrada”

Cuando visitamos las instalaciones del Museo de la Ciudad, pudimos observar que partes del piso original fueron restaurados, algunos detalles en las paredes y techo también.


¿Cómo es el Museo de la Ciudad?


Al ingresar a la edificación, se accede de inmediato al hall donde se encuentra una maqueta de la casa y una serie de fotografías que relatan, la vida de la construcción y su destino junto a otra casa ícono de Ushuaia, la Beban.

El proyecto de la Oficina de Patrimonio Histórico Cultural de la gestión Sciurano, al mando del reconocido comunicador Marcelo Murphy, espera agregar algunas dependencias más para uso dentro del Museo.




De paredes blancas, y dos sectores delimitados por una vitrina, el único salón habilitado exhibe distintos objetos de la vida diaria de los ushuaienses de antaño. Así, un viejo tocadiscos con radio da la bienvenida al vistante. En la paredes, muchas fotografías de la vida social del pueblo aportada por distintos habitantes que buscan perpetuar la memoria, el recuerdo y el homenaje a los pioneros.


Muebles de distinta índole, algunos muchos fabricados por los penados, dan un aspecto señorial a la habitación.


Pudimos apreciar el listado de vecinos que aportaron material para el museo, reconociendo apellidos muy tradicionales en estas latitudes.

La Casa “fue declarada patrimonio arquitectónico cultural por el Concejo Deliberante, mediante la Resolución Nº 210” de 1998 y once años más tarde, “trasladada por el municipio al Paseo de las Rosas, donde en la actualidad se instala el primer Museo de la Ciudad” reza el díptico que nos fuera entregado en la remozada Casa Pena.


Pueblo Viejo



Un proyecto, palabras, ideas, anhelos. En fin, pero está. Resulta ser que la Municipalidad “anunció que va a realizar el pueblo viejo con aportes de empresarios locales y nacionales y que pronto se concretará el proyecto” publicó El Diario del Fin del Mundo en su edición del 13 de octubre pasado, el que según fuentes oficiales será emplazado en cercanías de la rotonda del CADIC. Esperanzados en que no pasen otros once años… y el Pueblo Viejo sea una realidad.


Fuentes:


El Diario del Fin del Mundo

USHUAIA – Algunos aspectos del Patrimonio Arquitectónico Urbano” (Lupiano -1997 – Ed. Dunken)

"Se concretó la demolición de la Casa Pena” (Colegio de Arquitectos de Ushuaia)

Biblioteca Sarmiento (Ushuaia)

Colegio de Arquitectos Tierra del Fuego




No hay comentarios:

Publicar un comentario