lunes, 28 de septiembre de 2009

Un veto que esperábamos, un veto sin “explicaciones”


Aunque lo suponíamos, muchas voces nos alertaron, efectivamente el Gobierno del ARI vetó –mediante la firma del legislador Manuel Raimbault- el proyecto de Ley sancionado en agosto pasado, el que buscaba crear un régimen especial para proteger la cuenca del río Grande presentado por el mopofista Roberto Frate.

En la siguiente nota, de la periodista capitalina Zulema Velarde, TIEMPO Fueguino da cuenta del rechazo por parte del Ejecutivo a celebrar esta iniciativa con una protección al río más importante de la isla Grande.




CON NULAS EXPLICACIONES TÉCNICAS Y POLÍTICAS

El Ejecutivo vetó la Ley que protege al Río Grande


El veto fue firmado por el titular de la Legislatura, Manuel Raimbault, quien estaba a cargo del Ejecutivo. Y en caso que se decida insistir la ley, el resto de los bloques no cuenta con los 10 votos que se necesitan para su sanción. Así, el ARI haría uso de la mayoría parlamentaria para evitar la sanción de una norma que para los bloques opositores es de suma importancia, dado que se pretende resguardar de contaminaciones a la cuenca de agua dulce más importante que posee la ciudad del norte provincial.

(27/09/2009) USHUAIA.- El presidente primero de la Legislatura, Manuel Raimbault, a cargo del Ejecutivo, vetó el pasado viernes 18 la ley aprobada por los parlamentarios en la sesión ordinaria de agosto, en la se declaró la norma que considera al río Grande como cuenca sometida a cuidados especiales con el objetivo de que no se siga contaminando el río que conforma la única fuente de agua potable de esa ciudad.

Los argumentos esgrimidos en el veto rubricado por Raimbault, reflejan escasos o nulos argumentos técnicos y políticos. Solo se hace referencia a la consulta que realizaron a la autoridad de aplicación, es decir la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo, quien calificó de "inconveniencia" la promulgación de la norma sancionada, según el punto de vista ambiental.

La norma fue impulsada por el mopofista Roberto Frate, quien logró el consenso de las bancadas del UCR, Movimiento Obrero y FPV, y la sanción se logró sin el apoyo del bloque oficialista. Y en ese marco, pocas son las expectativas que se tienen en cuanto a la posible insistencia de la ley, es que para ello se necesitan los dos tercios de los votos, situación que no es posible alcanzarla dada la actual conformación de la cámara.

Oportunamente la justicialista Ana Lía Collavino, que preside la Comisión de Obras Públicas, contó a TIEMPO fueguino que lamentaría el veto "porque nosotros creemos que una ley como la que se sancionó ayudaría a que las autoridades municipales de Río Grande puedan empezar a trabajar específicamente en la recuperación de esa cuenca".

Asimismo, reiteró que todos los bloques se comprometieron a que en el momento de sancionar la Ley de Aguas se derogaría la norma que declara al río Grande una cuenca sometida a cuidados especiales. "Esta medida pretende empezar a dar respuesta a los vecinos de Río Grande, quienes podrían realizar un relevamiento para saber que fuente de contaminación posee el río, trabajo de campo que se podría realizar hasta tanto salga la Ley de Aguas", concluyó”



Ley de aguas, ¿para cuándo?

Aun siguen esperando la sanción del –bendito- proyecto de Ley de Aguas, el que seguirá siendo tratado mañana martes desde las 13 en la Comisión Nº 3 de Obra Pública, que preside la peronista Ana Lía Collavino. Esperan a integrantes del Ejecutivo provincial para que ahonde –por enésima vez- sobre el particular.


Para más información:


http://www.momentostdf.com.ar/2009/08/el-rio-grande-recibira-proteccion.html

http://www.momentostdf.com.ar/2009/03/el-rio-grande-esta-enfermo.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario