viernes, 8 de mayo de 2009

Algo relajante... revelador. La fotografía.


Simplemente y luego del trabajo, retomé el relajante hábito de fotografiar 'algo placentero'.

Sigo en Ushuaia. Así que, hay que amoldarse a la realidad y buscarle la mejor cara. De todas, la fotografía, es la que puede sacarme -un poco- de las circunstancias de por qué aún sigo acá.


Como sea, la bahía mostraba esta tarde una de las facetas más reveladoras que he visto. En otoño/invierno cuesta salir a tomar fotografías, pero el cielo, la luna y las aguas del Beagle –hoy- fueron más seductores.



A modo de ‘fotografía de color’ en la plazoleta de la Doble Maipú y pasarela Luis P. Fique, un grupo de cauquenes come todos los días a pesar de que la Municipalidad de la ciudad solicita –mediante un cartel- no pisar el césped.


Cauquén colorado


Los cauquenes (Chloephaga spp.) pertenecen a un grupo de aves sudamericanas de la familia de los patos que están ligadas al medio acuático. El género Chloephaga reune animales con unas características intermedias entre la de los gansos y los patos. Tienen patas palmeadas y plumaje impermeable. Son aves sociales que se reunen en bandadas para migrar y pasar la temporada invernal.

En nuestro país existen cinco especies de cauquén, de las cuales tres llegan al sur de la provincia de Buenos Aires.

El cauquén colorado o de cabeza colorada es la especie más observada porque, su población se encuentra en una situación vulnerable. Esta ave, llega a la provincia de Tierra del Fuego en septiembre, ocupando las vegas y praderas de la estepa y parte del "ecotono" hasta el sur sobre la costa oriental, donde prácticamente han desaparecido.

A los cauquénes o "Kaikenes" (en idioma -aborigen- yagán), se los conoce como ‘‘avutardas’’, sin embargo ese nombre le corresponde a un ave europea que ‘‘no’’ está relacionada con el cauquén, aunque sean parecidos, son diferentes.

El cauquén colorado o de cabeza colorada, en la Tierra del Fuego no ha recibido, ni recibe ningún tipo de protección o control por parte de los estamentos oficiales.

En el país, grupos de conservacionistas y proteccionistas, conjuntamente con entidades ornitológicas, han iniciado en los últimos años un programa de protección y llamado de atención sobre este anátido. Hoy por hoy, esta especie se encuentra protegida por la ley, al no encontrarse en el listado de animales perjudiciales o dañinos (Ley Nacional Nº 22.421) y es una de las especies incluidas en el Apéndice I de la Convención de Bonn ‘‘Protección de Especies Migratorias’’.


Fuente: http://www.ambiente-ecologico.com/revist27/cauque27.htm