martes, 17 de marzo de 2009

Laguna Esmeralda: Casi hasta el glaciar

Este domingo, pasadas las 9 de la mañana, Laguna Esmeralda se convirtió en el destino elegido para Romper la rutina…

Las mochilas, la de mi amigo Lalo y la mía, preparadas con mudas extra de ropa, calzado seco, y por supuesto alimentos y mucho agua. Todo listo para que la excursión sea de las mejores y sin sobresaltos.

Estacionamos el auto en antes de llegar al Solar del Bosque, y de ahí nos internamos en el bosque en busca del sendero… A poco de andar, nos topamos con enormes hongos en su punto máximo de fructificación. De hecho marzo es el mes ideal para recolectarlos

Afortunadamente Lalo es bastante ágil al caminar –es bombero- y la caminata resultó rápida, entretenida y sobre todo, muy húmeda. En Ushuaia y la zona sur de la Isla Grande llovió jueves y viernes haciendo que el bosque nos recibiera con una humedad poco usal.

La primer caminata al lugar, la hice en octubre de 2007 y en aquella ocasión, el sistema de señalización de la primer parte del recorrido –desde el centro invernal hasta la turbera- constaba de pequeños trozos plásticos de colores amarillo y azul, en esta oportunidad, los troncos de los árboles estaban marcados con pintura roja, las marcas de colores fueron mejoradas y el puente –antes del turbal- fue reemplazado por uno de mejores condiciones. También fueron incluidos carteles con la frecuencia de emergencias de Defensa Civil.

Al llegar al valle -antes del sendero previo a la turbera- bordeamos el río Esmeralda y pudimos observar de cerca de una bandada de cauquenes. Placidos, se dejaron fotografiar antes de remontar los aires.

La turbera parecía una esponja gigante anegada de agua y cruzarla se hizo muy complicado, sobre todo porque mi acompañante no traía el calzado adecuado y a poco de internarnos en él, ya estaba totalmente mojado.

A medida que íbamos acercándonos al límite del turbal, bordeamos el río. Las enormes piedras que adornan el lugar, lo hacen parecer de otro mundo… Los contrastes de roca, turba y árboles sumados al sonido del agua blanca que recorre el leche, hacen de esta postal algo surrealista. La foto ahí, es un paso obligado.

Los conocedores de la flora fueguina, saben cómo identificar los pequeños frutos que ofrece Tierra del Fuego. Lalo respondió perfectamente a esa premisa, recolectando a cada paso, pequeñas bayas -de frutilla silvestre o de calafate–, estos últimos aún se mantienen azules y muy dulces.

Al llegar a la laguna, su aspecto no era verde … No había mucho sol y lo encapotado del cielo reflejaba en las aguas de Esmeralda dándole un tono más bien blancuzco.

Esta laguna es de origen glaciar, en la cima del cordón montañoso se haya el Glaciar Ojo del Albino, uno colgante como la mayoría de los de la Isla.

Esta formación forma parte de las Sierras de Alvear y en la zona se pueden apreciar el Cerro Alvear, el glaciar y las Torres de Rino Toribio.

Para llegar hay que cruzar el Valle de Tierra Mayor y es un trekking de dificultad baja ya que no se sortean dificultades a lo largo de los 9 kilómetros de recorrido (ida y vuelta) La laguna se sitúa a 450 msnm y tiene un desnivel de 200 metros.

Una vez que estuvimos en la laguna y que apreciamos su entorno, emprendimos la caminata bordeándola, buscando internarnos en el bosque que esta en la base de las montañas, siempre a orillas del Esmeralda.

La caminata se hace difícil ya que la vegetación crece en forma tupida. Debemos retornar al sendero y nos cruzamos con un campamento, seguramente utilizado por los andinistas que hacen pie en el glaciar.


Seguimos y nos volvemos a perder en el bosque, damos con una serie de enormes rocas que se han desprendido de las montañas que tenemos a nuestra derecha.

Luego de un breve descanso en una especie de ‘cueva’ subimos por las piedras y el espectáculo es asombroso. Una panorámica del sector nos deja mudos. El espectáculo es soberbio.


Ya estamos llegando al límite de vegetación. Las enormes rocas, de colores rojos, blancos y negros; ofrecen un panorama poco común. El viento, que baja desde la cumbre, es frío. En la cima, unas nubes se posan sobre el colosal glaciar.


En todas las caminatas que he emprendido, jamás he dejado de saborear las aguas de montaña, en este caso disfruté de la frescura de las que bajan de la cumbre.

Llegamos hasta una pequeña mancha de nieve… y el glaciar a escasos 200 metros. No pudimos. Durante la recorrida, ya en la zona rocosa, cai en el río golpeando la cámara (quizás mi única preocupación) y mi rodilla derecha. El dolor wera intensificado por el frío de la zona alta.


Espero poder regresar una próxima vez y entonces si, alcanzar el glaciar…


Frutilla de MagallanesCalafateEl Glaciar visto desde el limite de vegetaciónBordeando el río Esmeralda
Una postal impagable

Cauquenes en el Valle de Tierra Mayor
Bajando desde lo alto, el río trae frescura
Llega la tormenta
La mejor parte, beber agua del río

5 comentarios:

  1. Rober.. no m falta decirte q yo camine esos senderos virgenes... hermosas fotos...Tofau !!!

    ResponderEliminar
  2. No te privás de nada Roberto!

    ResponderEliminar
  3. Hola Roberto! conocí tu blog por La Movida( un muy buen pasquin cultural!) Comparto tu pasión por los tesoros de esta provincia, que muy pocos pueden ver; te felicito porque ponés mucho amor en lo que hacés y de alguna forma, sin pretenderlo, eso te hace ser parte de esos tesoros.Muy buenas las fotos, que son mas que indispensables.
    También comparto tu opinión y admiración por Anne Chapman, de quien he leído su libro Los Shelknam. Invito a todos aquellos que quieran ver y admirar esta maravillosa tierra,en su real magnitud, que LEAN antes sus libros...y sabrán lo que están viendo a cada paso.
    Un abrazo.
    Marcos Argamonte.

    ResponderEliminar
  4. hola Andres realmente muy buenas fotos me traslado mal!!! como siempre te digo dan ganas de estar ahí, y decime para cuándo una exposición de fotos? avisa con tiempo abrazos

    ResponderEliminar
  5. hola como estas me llamo victor (me dicen ORE)...vivo en rio grande tierra del fuego, y practico un deporte llamado kitesurf... vi tu viaje a punta el paramo y quize dejarte un comentario pero no pude... es que tengo planeado ir a recorrer la punta... para practicar kitesurf en ese lugar... me gustaron las fotos y te invito a recorrer mi blog para conocer un poco mas el deporte que practico. un abrazo

    ResponderEliminar