martes, 22 de julio de 2008

De Ushuaia a Escondido – Historias tras los nombres

Hacer el viaje Ushuaia - Río Grande, en esta época del año significa asumir muchos riesgos. El estado de la calzada, la toma de precauciones al momento de emprender la marcha, el clima y la visibilidad en la ruta, hacen que iniciar la travesía sea todo un plan estudiado. En esta breve nota, quiero compartir un libro del año 1978 – de apenas un año y meses quién escribe la nota- y el Padre Juan E. Belza documenta cada nombre de nuestros accidentes geográficos, a lo largo de la ruta. La primera parte de esta serie está dedicada al tramo Ushuaia-Lago Escondido. La Ruta Nacional N° 3, en toda su extensión nos depara paisajes únicos.
Sierra Alvear (Ushuaia)





Llegando al Paso Garibaldi

Apenas abandonamos Ushuaia, hacia el Norte, no encontramos con la magnifica Sierra Alvear.
Este topónimo le pertenece al Padre Alberto M. de Agostini. “De los 32 topónimos inaugurados en la zona que va desde el monte Sarmiento hasta la altura de Ushuaia hay sólo una media docena de argentinos: Sierra, monte y lago Alvear, situados a unos 30 Km. al sur del Lago Fagnano a continuación de la Sierra de Valdivieso, fue un homenaje al doctor Marcelo T. de Alvear, Presidente de la República de 1922 a 1928…” dice el Padre Juan E. Belza en su obra “Romancero del Topónimo Fueguino” (1978 – p206 – IIH Tierra del Fuego)
Antes de llegar al Paso Garibaldi, la naturaleza nos demuestra toda su inmensidad en una conjunción unica de nieve, hielo y lengas dormidas.
El paso, de casi 450 msnm, nos regala una de las clásicas postales de la zona trasandina de Argentina, la única en toda la extensión.

Paso Garibaldi (Ushuaia)

Pero el más famoso es paso Garibaldi y su descubrimiento ocurre aproximadamente en 1939. Se debe a una comisión policial dirigida por el comisario Francisco Medina que llevaba como asociado al ex policia y empleado de vialidad Luis Garibaldi Honte, mestizo Haush que vive todavía. –el dato corresponde al año 1978- He conversado con los testigos sobrevivientes –dice Belza en la misma obra citada más arriba- y creo que nunca se sabrá con certeza quién encontró primero el paso. Lo cierto que al principio fue llamado por el nombre del jefe, paso Medina. Pero los informes de Vialidad cursados por el sobrestante J. A. Finocchio, quién más tarde sería intendente de Río Grande le adjudicaron el nombre de su empleado Garibaldi y el apodo perduró” (1978 – p226 – IIH Tierra del Fuego)
Montañas nevadas, el Lago Escondido relajado, atardeceres coloridos, ruta blanca y congelada, niebla, sol y contrastes son parte de la geografía que nos regala ese viaje.


Sobre el Lago (o Laguna) Escondido el libro de Belza no dice mucho. Más bien se refiere al descubrimiento del Lago Khami, lo que contaré en la próxima nota.


Asómbrate, descubrí y admira distintas postales de nuestra Tierra del Fuego, en un breve viaje con destino a Río Grande.
Por el Momento, disfruten de las fotos, ya llegará la segunda parte de esta crónica.