lunes, 18 de febrero de 2008

HURGAR EL CORAZÓN DEL GLACIAR VINCIGUERRA

El grupo lo formamos Diana y José, una pareja de jóvenes españoles; Daniel, un joven norteamericano estudiante en Buenos Aires; Sandra, residente y estudiante de turismo; Miguel y Marcelo, instructores y propietarios de la empresa Wintek Excursiones y el cronista de esta nota. Los siete, iniciamos a las 9 y 40 de la mañana del domingo, una caminata a través del valle de Andorra en Ushuaia, para adentrarnos en el bosque fueguino y descubrir el misterio milenario del glaciar Vinciguerra. Lo que aun no sabíamos, ni si quiera cuando caminamos por su superficie helada, es que el mejor regalo no sería dado al finalizar la visita. Regresamos a la ciudad a las 6 y 30. Exhaustos, hambrientos pero con la retina teñida de azul hielo. Ampliaremos. (Fotos A.T.)



Gracias a un acuerdo al que llegamos entre Wintek Excursiones y Momentos en el Fin del Mundo, hoy podemos mostrarles las diferentes alternativas turísticas que se proponen desde esa empresa. Nuestro primer contacto fue un trekking sobre el glaciar Vinciguerra.


Vista de monte y glaciar Vinciguerra. Posee 1450 msnm.


El grupo de los 7 cuando llegamos al lugar de la partida. Valle de Andorra.



Las recomendaciones: caminar en fila india, mantener distancia uno de otro, utilizar los elementos de seguridad cuando sea indicado.


Cruzamos la tranquera y nos aguardaba una caminata intensa. muy intensa subiendo la ladera del Vinciguerra.


Marcelo, de Wintek, admirando el monte.

El grupo internándose en el monte. El bosque de Nothofagus, todo un clásico patagónico.


Cursos de agua que bajan desde el Vinciguerra. Como siempre, beber de ellos es delicioso.

En frente, ya en la montaña, la formación Martial. Detrás de ella, Ushuaia.

Al fondo nuestro destino, en medio el valle y un arroyo que sale desde la Laguna de los Témpanos.

Por fin llegamos! El glaciar se ve magestuoso y la Laguna de los Témpanos es alucinante. Posee un color blancuzco. Pero sus aguas son deliciosas. Daniel, en primer plano, tomando fotografías.

Sandra recibiendo un vaso de te caliente de manos de Miguel. Detrás, Daniel enfrascado con la montaña.


La laguna y el Vinciguerra.


Un témpano a punto de caer.


El momento se aproxima. Miguel me coloca los grampones para subir a la montaña de hielo milenario.


Miguel y Marcelo explicándonos cómo caminar con los grampones en el hielo.


Una vista única. Laguna de los témpanos, formación Martial cubierta por nubes, al fondo el Canal de Beagle e Isla Navarino (Chile).