lunes, 19 de noviembre de 2007

Ha sido un mes de lucha (mi cable a Tierra)

¡Lo mejor, El Fagnano rompiendo como el mar!
Es que llegar a fin de año, y no es una frase hecha, ¡es terrible! No hablo de cerrar capítulos, ni de hacer balances ni mucho menos planear el próximo. Es que… No sé. Llegar hasta acá es como decir ‘guau, ¿todavía falta más?’
Y lo de ‘lucha’ del título, no es en el sentido negativo. Aunque la palabra, etimológicamente, posea una carga que refiera a la guerra o a los enfrentamientos, busco significarla como de atravesar. ‘Luchar contra el viento para llegar a…’Nada más. ¿Se entiende?
Igual, si no queda claro lo resumo: presiones en la carrera, el laburo, la familia lejos y cerca, las ganas de y no poder, rendir, dar examen, demostrar… vivir demostrando y por si no queda claro, aprender lo que no se asimiló durante el año o lo que no son capaces de transmitir, en dos semanas. Vengo hace rato con eso. Creo que ya sé cual va a ser mi próxima carrera. Adiós hotelería, adiós comunicación y la Mar en coche. Voy a estudiar sicopedagogía o algo relacionado a eso. Bah, nada. Estoy desvariando otra vez.
Encima, ¡cruzarte con cada…iluminad@! No. Eso está relacionado a lo pesado de la carga. Digo, el año, la mochila, etc.

Y el sábado…
Lago Fagnano visto desde río Palacios
Por fin, nos fuimos con Blue (mi auto. No, no estoy loco. Se llama así) por ahí. Y por ahí, fue Lago Fagnano (Khami). Pero ingresé desde la ruta provincial Nº 119 (en los registros de Defensa Civil aparece con esta denominación) que está luego de pasar la cabecera del Lago Escondido hacia el interior. Descendiendo hacia Laguna Margarita y Laguna Bombilla, se llega a la costa sur del lago, el más extenso de la República Argentina, logrando una vista increíble.
La vegetación sigue siendo prioritariamente de lengas, coihues, calafates y leña dura.

El terreno, a lo largo del trazado de la ruta, se ve acompañado por estancamientos de agua. Muchos provocados por los castores y otros, los menos, por las depresiones del terreno.

¡El calafate ya está en flor!


Ver el Fagnano desde este punto, sencillamente es alucinante. Esa tarde soplaba un viento muy fuerte y frío y en las aguas se formaban olas que simulaban ser del mar abierto.
Un viaje que permite tener otra visión de Tierra del Fuego. Otra óptica menos clásica que la habitual. Una oportunidad para sentir nuestra geografía con ‘una mirada lateral’





¡Nunca pude hacer foco en las hojas de Lenga!
Fuentes: Explorando Tierra del Fuego (flora) Borla y Vereda
Pescando con Mosca en la Patagonia Argentina (web site)

2 comentarios:

  1. Nunca había visto su blog. Bonitas fotografías. :)

    ResponderEliminar
  2. Hola roberttt... hermosas las fotos!!! La verdad que me encantaron y te envidio un poquito de poder disfrutar esos paisajes... segui asi!! te prometo pasar mas seguido!!
    Q andes mas que bien!!! Besos!!
    Claudys!!!

    ResponderEliminar