domingo, 5 de agosto de 2007

Simplemente, mirá con los ojos e interpreta el contexto...


Viajando a Río Grande el 14 de julio pasado... la ruta se encontraba cubierta de hielo y nieve... Paré un momento, y de pronto me llamo la atención que el pasto, las ramitas y hasta los árboles estuvieran cubiertos de hielo.

Como nunca, me asombré de la maravilla que significa poder apreciarlo... por eso lo comparto ahora.